La espiritualidad de la Comunidad de Vida Cristiana nos lleva a meternos en el corazón de las cosas, a entrar en el corazón del bosque. Hacer del discernimiento un estilo de vida, buscando el sentido de todas las cosas. .